WINGS AVIACION

Desde 1996 junto a los constructores de aviones experimentales

www.wingsaviacion.com.ar

 


Le POU du CIEL ó La PULGA del Cielo

 

"Aproximación a Jean de la Farge"
Resumen por: Claudio Acosta


“Piloto autodidacta, ex combatiente de la 2º Guerra Mundial, diseñador y constructor de sus propias aeronaves, con las cuales experimentó infatigablemente, a lo largo de seis décadas, sus propias ideas e invenciones, pero por sobre todo, un ser humano único, un hombre puro y generoso al cual le debo la inmensa fortuna de haber sido mi maestro y mi amigo. . .”

Orígenes
Nace el 30 de Enero de 1925, en el seno de una aristocrática familia francesa con más de 600 años de historia y tres castillos de su propiedad en las tierras de La Pierre, Letz y Burc, este último aún se conserva.


El castillo de Burc

Emparentado con los Montgolfier y los Canson a través de su madre Claudia de la Lombardiere de Cansón, de origen suizo, de ella heredó tal vez su predilección por las bellas artes y la música clásica ya que fue una eximia estudiante en el Conservatorio de Zurich, donde obtuvo el Primer Premio en la interpretación del violín, dominaba cuatro idiomas (inglés, alemán, español y francés).

Íntimamente conectado con el mundo del mar y los barcos a vela por parte de su padre Gervasio De La Farge, capitán de la Marina, de él seguramente adquirió la atracción por la aventura y las construcciones mecánicas.

Desde temprana edad su extraordinaria habilidad manual, encuentra su justa aplicación en el aeromodelismo, se destaca participando en concursos de planeadores de vuelo libre de 2 metros de envergadura, categoría en la que llega a ser campeón de su provincia, Auvergnia.
Durante su niñez junto a su hermano menor Guillermo y su madre, practicaban esquí en el invierno y en el verano iban a pescar a las montañas.


Jean, Guillermo y el gato

Sombras sobre Europa
Este sueño feliz de juventud se ve interrumpido bruscamente por la guerra, que trae la ocupación de Francia bajo las botas alemanas.
Realiza sus estudios secundarios en la cercana Escuela de Enseñanza Técnica de Bort.
Ya recibido su diploma y obedeciendo la estricta orden de su padre, se incorpora en 1943 a la resistencia francesa, integrando grupos maquis que viven ocultos en los bosques, colocando bombas para sorprender y atacar las patrullas germanas, durante casi dos años vive al aire libre y bajo las ordenes del Coronel Eón, jefe de paracaidistas, realiza misiones de sabotaje y guerrilla.

Descubrimiento del Cielo
Con el regreso de la paz, una vieja idea se apodera de sus pensamientos, desea construir su propia máquina y volar.
Ya hace un tiempo, que Henri Mignet revolucionó el ambiente aeronáutico con sus diseños sencillos de construir, y Jean se decide por la “Pou du Ciel”, el más popular de ese momento, el más barato, el más cómodo de transportar ya que sus alas son plegables, además permite volar a un precio ínfimo, solo se gasta en nafta y aceite (este singular detalle, no fue bien visto por la industria aeronáutica de la época, que vio amenazados sus intereses y Mignet fue duramente perseguido).


A los 21 años en Francia

Se trata del “HM-293”, una evolución con alas más grandes del “HM-290”, que a su vez provino del "HM-280", el cual Henri Mignet, desarrolló a pedido del Gral. Eón para tareas militares y fué el primer modelo con alas plegables.
En 1946 consigue los planos, compra los materiales y un económico motor Poinsard (dos cilindros opuestos, cuatro tiempos, 1500 cm³, refrigeración por aire) de segunda mano, trabaja sin descanso durante 60 días, construye su propia hélice y así el diminuto avión queda terminado.

En la pradera detrás de la casa, comienza a ensayar sus primeros carreteos para adquirir destreza y control sobre el aparato, todo parece estar bien, pero allí no se anima a despegar, entonces se dirige al aeródromo cercano de Cantal.
En la extensa pista, repite las pruebas, ahora con mayor velocidad.
Al día siguiente, luego de unos carreteos y algunos saltos sobre la pista, el Poinsard ruge a fondo y con gran emoción, Jean eleva su máquina, dejando atrás la pista de tierra por primera vez, realiza serenamente una vuelta de pista y aterriza normalmente, el instructor corre a felicitarlo con una frase que quedará grabada para siempre en su memoria. . .
¡ Aterrizaste como un viejo piloto !
Hace varios vuelos más y por la tarde regresa a su estancia distante 70 Km.

Cielos abiertos
Rápidamente adquiere una extraordinaria destreza sobre su pequeño avión, a tal punto que realiza varios viajes a París, regresando a veces bajo imprevistas nevadas, son 450 Km en total, con 150 km de montañas entre 900 y 1500 m de altura.
También realiza extensos paseos de más de 1000 km, recorriendo todos los rincones de Francia, Suiza y Bélgica sin registrar inconvenientes, visitando a otros constructores y parientes.
Sus viajes y maniobras acrobáticas le otorgan cierto prestigio en el mundo de la aviación amateur, algunos constructores le piden que ponga a punto sus máquinas, tarea que desempeña gustoso.


Foto de la casa tomada desde la Pulga por Jean

Entonces recibe un llamado del ahora Coronel Eón, que lo requiere para la puesta a punto del programa HM-280 “Pou-Maqui”, tarea que había quedado inconclusa por la imprevista partida de Henri Mignet a la Argentina después del asesinato de su esposa.

Durante los ejercicios, se realizan misiones de aterrizajes y despegues en campos no preparados, descensos de tipo paracaidal, ocultamiento del avión con sus alas plegadas en la espesura del bosque, y remolques mediante motocicleta, simulando misiones de espionaje y guerrilla.


Transporte con motocicleta

Todos los operativos son exitosos y obtiene el reconocimiento del Coronel ya que antes, varios afamados pilotos habían fracasado, declarándose incompetentes.


Jean y el Coronel Eón en 1949

Pero el Ministerio del Aire, NO reconoce este trabajo ya que paradójicamente el único que lo pudo realizar exitosamente no tiene licencia de piloto!!!. . . .
Según sus palabras:

“el Ministerio utilizaba su autoridad para disimular su incapacidad . . .”

Viaje al Hemisferio Sur
Bastante indignado por la situación, decide viajar a la Argentina por el hecho de contar con un tío que es agregado militar en Buenos Aires y como además Henri Mignet también está allí, Jean se embarca hacia este país sudamericano con la intención de continuar experimentando algunas nuevas ideas.
Mignet, fiel a su costumbre, inmediatamente se pone a trabajar intensamente, en poco tiempo un monoplaza y un triplaza están terminados y matriculados como LV-X5 y LV-X6.
Jean colabora en la puesta a punto del triplaza construyendo una nueva hélice, ya que con la que tenía solo volaban dos personas.
Los dos prototipos, son presentados a las autoridades aeronáuticas para su homologación, ya que la idea de Mignet es intentar la fabricación en serie, para lo cual adquiere unos campos en Alta Gracia, Córdoba, (donde hoy funciona el actual Aeroclub), se construyen instalaciones y se compran las herramientas.
Pero las autoridades aeronáuticas no terminan nunca de evaluar las aeronaves. Fastidiado Mignet después de dos años de frustraciones y papeleos interminables emigra a Brasil y luego a Japón, de allí partirá a Marruecos y finalmente terminará sus días en Francia.

Buenos Aires la Reina del Plata
Jean decide comenzar a trabajar en la fundición de metales en la zona de Adrogué, en Buenos Aires, allí a ratos perdidos construye dos aviones, un clásico de ala baja “El Picaflor” y una “Pou du Ciel” que en la Argentina se llamará “Pulga del Cielo”, partiendo de los restos que le regala Mr. Bequist un amigo inglés, donde solía ir a almorzar los domingos, aquí ya incorpora el rasgo distintivo de todas sus creaciones, el agregado de un empenaje horizontal sobre la deriva.


La Pulguita de Pacheco

Utilizando dos pistones de motor Continental y fundiendo el bloc, cilindros y tapas de válvula en duraluminio, diseña y construye según la línea del viejo Poinsard, su propio motor de dos cilindros opuestos y refrigerado por aire, 1500 cc y unos 40HP.
Volando los domingos en Pacheco, adquiere cierta fama y publica algunos artículos en la Revista Nacional de Aeronáutica, referidos a la aviación amateur.
A fines de los años 60, hastiado de las grises paredes, el ruido infernal y el ritmo de vida desenfrenado de la urbe porteña, posa sus ojos en Córdoba donde la industria automotriz y aeronáutica florecen desde hace tiempo, pero al contrario que en Buenos Aires, la vida conserva aún la tranquilidad de las costumbres pueblerinas.
También fabricó excelentes modelos de veleros que vendía en Mar del Plata, donde según sus palabras se los sacaban de las manos.


Juan y su flota miniatura

La Docta
Toma la decisión de trasladar su empresa y junto a varios de sus mejores capataces, se radica en la ciudad de Córdoba, en la zona de quintas de “Los Boulevares”, donde en poco tiempo todos lo conocerán como “El Frances”.
Absorbido por la fabricación de piezas fundidas para diversas empresas, la actividad aeronáutica queda relegada durante varios años, cabe destacar la producción de grandes farolas de alumbrado para paseos públicos realizadas para la municipalidad , algunas de las cuales están en la Plaza Colón y en la Seccional 14º del Cerro de las Rosas.
Logra estabilizarse en una posición económica sin preocupaciones y vuelve a pensar en experimentar nuevas ideas con sus máquinas voladoras.

Comienza a frecuentar la nutrida biblioteca del Instituto Aerotécnico, donde conocerá al Dr. Reinmar Horten, del cual además de una buena amistad, recibirá valiosos consejos aerodinámicos.
También mantiene correspondencia con aficionados pulguistas de varias partes del mundo, destacándose Michel Descatha en USA, Helmutt Moenke en Alemania y el famoso pionero Louis Cosandey de Suiza.

Con la experiencia acumulada en Pacheco, diseña un nuevo modelo monoplaza, pero más grande y con algunas modificaciones, comienza a fabricarlo en ratos libres.
Por las noches, al finalizar las obligaciones laborales de fundición de metales, las luces del taller permanecen encendidas, pero la actividad se transforma, las pesadas matrices, los oscuros crisoles y el metal fundido, quedan olvidados, ahora los perfiles de ala, la cola de caseína, el terciado y el pino Paraná son los amos de ese reino, hasta que el agotamiento marque el momento del merecido descanso hasta la jornada siguiente.


Juan trabajando en el borde de ataque, notar la hélice monopala!

La Comunidad del Cielo
A cada uno que se acerca le brinda sin cuestionamientos de posición social ó económica, todo su tiempo y atención, sin cobrar nunca un solo peso, comparte sus conocimientos técnicos, les cede un espacio para armar su avión, también les regala material aeronáutico que compra en remates del Instituto Aerotécnico, con paciencia transmite generosamente todo lo que sabe.

Con su natural carisma y simpatía comienza a contagiar a otros de la enfermedad incurable del vuelo, que comienzan a trabajar en sus propios aviones, iniciando así un movimiento de difusión aeronáutica sin precedentes.

Hace espacio en el taller, arma un rígido chasis giratorio y adaptable que permite construir los fuselajes de forma cómoda y rápida, fabrica moldes para realizar carenados de ruedas y conos de hélice en fibra de vidrio, realiza las matrices para fundir algunas piezas en duraluminio, como prensas, masas de rueda, reductores, el indicador de velocidad para montar debajo del ala, va de un lado a otro buscando materiales, trabaja sin descanso, poseído por la fiebre creativa propia de los artistas, como un Van Gogh, que necesita volcar su arte sin importar nada mas.

Es un mundo aparte pero abierto a todos, una nueva comunidad del aire.
Muy distinta de la aviación clásica donde todo se compra hecho, a precios solo accesibles a ciertas clases sociales, aquí es prácticamente gratis.

En los descansos se habla casi exclusivamente de arte o de aviación . . .

La pintura y la escultura lo cautivan, le gustan los impresionistas como Monet, Van Gogh, Gauguin, también Modigliani y Goya que es su preferido... a veces trae una reproducción en mármol del David y entonces mientras sus toscos dedos contornean la delicada figura, relata con múltiples detalles sorprendentes la vida de Miguel Angel o Leonardo Da Vinci.

Tiempo de volar
En 1980, Juan termina su avión y comienza a volar en varios aeroclubes, Coronel Olmedo, Alta Gracia, Juárez Célman. Va. Gral Belgrano, en la mayoría es invitado a retirarse, porque además de no tener papeles lo hace de una forma nunca vista, su pájaro de madera y tela parece burlarse de la ley de gravedad y de las reglas inflexibles de la aerodinámica clásica:


Un domingo dispuesto a disfrutar de su pasión del aire

Aterriza y despega en un espacio de 40 metros, realiza giros escarpados a baja velocidad y a ras del suelo, en pleno ascenso detiene al motor y desciende en forma paracaidal.


Volando en Olmedo

Su secreto radica en que la configuración alar es integralmente hipersustentadora, el ala delantera lleva ranura de borde de ataque de envergadura total y el ala trasera que también se encuentra soplada por el espacio de entreplano horizontal, puede bajar a 45º actuando como flap (también de envergadura total).
Jean dedicará toda su vida a desarrollar este tipo de configuración de vuelo lento.

Algunos aviones más se terminan y vuelan, es importante destacar que todos los modelos son monoplazas, sus constructores aprenden a volar solos. Uno solo es matriculado el LV-X154.


Pulga de Setti , existe en la actualidad como LV-X154

Otros quedan como fantasmagóricos cadáveres abandonados y olvidados por sus dueños que se han marchado, al darse cuenta que no estaban preparados para el sacrificio de trabajar tan duramente sábados y domingos.


Volando en Alta Gracia

La edad comienza a pesar, pero Jean sigue adelante, solo y como puede, termina un nuevo prototipo con el que realiza sus últimos vuelos en 1996, ya es demasiado famoso y no le permiten volar en ningún aeródromo, un amigo le presta una pista privada y efectúa diversos vuelos experimentales, comprobando la exactitud de sus teorías, pero durante un aterrizaje una violenta racha de viento lo desvía de la pista, rompiendo el tren de aterrizaje y la hélice.


La última Pulga de Juan De La Farge en Alta Gracia

Lo que Vendrá
Con aciertos y errores, su genio, su experiencia y su arte . . . aún están aquí, todavía nos sigue aconsejando y sorprendiendo como hacer una buena hélice, o como poner a punto una Pulga del Cielo, anda con ganas de terminar un avion más, que seguramente deberá conservarse en un museo, para que pueda ser contemplado por todos los que amamos este mundo de los aviones experimentales . . . en especial los de alas en tándem, por ahora solo podenos decir :

GRACIAS JUANCITO . . .
POR TODAS LAS VALIOSAS ENSEÑANZAS QUE NOS REGALASTE!!!

Ing. Claudio R. Acosta
By Wings Aviacion
17/12/07

ADIOS AMIGO
Jean De La Farge, falleció en Córdoba el 14 de febrero de 2009, a los 84 años.


Ceremonia y Descanso en Francia
Las cenizas de Jean fueron llevadas desde Còrdoba (Argentina) a Francia por su nieta Carla de Santis, quien junto a los familiares se encargaron de organizar una sencilla ceremonia para dar el ultimo adiós a nuestro extraordinario amigo.

Se despidieron sus restos el día 10 de Abril a las 11 hs. en el cementerio de Barriac les Bosquets (pueblo natal de Jean), situado a 400 km al sur de París en plena campiña francesa, con la presencia de sus seres queridos y varios de sus amigos de la aviación de Francia y Europa.

La R.S.A de Francia (Agrupación de Aviacion Amateur), le otorgó una placa de reconocimiento a su esfuerzo que dice:

A Jean De La Farge -"Pulga"
30.01.1925 - 14.02.2009

" Pionero de la Aviacion Amateur, el abrió
el camino del aire a miles de apasionados . . ."

Reconocimiento del Réseau de l´ Sport del Air - RSA

 

Nos conto Carla que aquel día cuando pronunció las últimas palabras despidiendo a su abuelo, repentinamente un travieso remolino de viento se levantó en el lugar y una avioneta solitaria cruzó el cielo en clara señal de que el mensaje había sido recibido . . .

Desde Córdoba, enviamos nuestros sinceros saludos y esperamos que pronto tanbién aqui podamos colocar una placa en su memoria.

Ing. Claudio R. Acosta
By Wings Aviacion
27/05/09

 



 


Bienvenidos a ....
" El Nido de Pulgas"

Henri Mignet ó
" El Santo Patrono"
1 Parte
Henri Mignet ó
" El Santo Patrono"
2 Parte
Henri Mignet ó
" El Santo Patrono"
3 Parte
"Correo"
Entrar
   

Volver a Pou du Ciel